La fascinación de la sala oscura y la pantalla gigante

viernes, 8 de junio de 2007

El número 23

Los números son fascinantes. Sus misterios y encantos nos pueden tanto divertir, como torturar. Tenemos el 1 absoluto, el 7 de buena suerte, el 13 de mala suerte, el 0 grandioso descubrimiento, el 3 del misterio divino… y ahora, ¿el 23 maldito?

Walter (Jim Carry) es un tipo con una vida bastante aburrida. Trabaja como oficial de control de animales y un día cualquiera, a regañadientes porque es el último minuto de su turno, atiende un llamado para atrapar a un perro. Esto lo hace llegar tarde a su cita con su esposa Agatha (Virginia Madsen), quien, en la espera, entra a una librería (curiosamente) llamada "A novel fate" (Un destino de novela) y compra un libro titulado "El número 23", como regalo para su esposo. Mientras Walter avanza en la lectura del libro va encontrando similitudes cada vez más preocupantes y perturbadoras entre la novela y su propia vida, y se va dejando arrastrar por el tortuoso camino de la obsesión.

¿Pudiera el número 23 penetrar sin miramientos todas las cosas de este mundo? ¿Pudiera explicar y perseguir todos los conceptos humanos o no? ¿Es la revelación última, la página que le faltaba a los grandes libros de la historia? ¿O acaso Walter sólo está enfrentado a una revelación personal, a un muy íntimo juego kármico?

Todos conocemos el tipo de papel por el que se ha caracterizado Jim Carrey en su carrera. Criticarlo, como hacen muchos, por ser "muy payaso" sería como decir, por ejemplo, que no nos gusta el azúcar porque es muy dulce, todo un contrasentido. Pero últimamente nos ha brindado personajes más complejos, como el de esta película (o como el personaje de Joel en la película "Eternal Sunshine of the Spotless Mind", sobre la que escribí hace unas semanas); lo cual, paradójicamente, le ha valido críticas por no ser papeles de comedia. No se puede complacer a todo el mundo, definitivamente.

Para extender la obsesión más allá de los límites de la ficción de la película, este es el vigésimo tercer filme del director Joel Schumacher y Jim Carrey ha nombrado a su compañía de producción JC23. Con toda seguridad, un poco de tiempo libre nos revelaría multitud de coincidencias del número 23 a nuestro alrededor; o, puestos a esta tarea, incluso de cualquier otro número. La cuestión sería hasta dónde podemos dejar a esta "sobre exposición" tomar el control. Vayan a ver la película y formen su propia opinión. Mientras tanto, yo seguiré jugando con algunas revelaciones del 23 en mi propia vida.

Artículo publicado en Ajoporro el 1 de junio del 2007



No hay comentarios: